martes, 26 de mayo de 2015

Cine-forum: “Muerte accidental de un inmigrante: El caso Alpha Pam”.

El día 11 de mayo tuvo lugar en nuestra sede de SVMFYC en Valencia el cine fórum sobre la película “Muerte accidental de un inmigrante: El caso Alpha Pam”.
Asistimos unas 30 personas, la mayoría socias de la sociedad y por lo tanto médicos de familia, pero también había otros profesionales, sanitarios o no, interesados en la bioética. El documental fue calificado por todos como de alta calidad, interesante y emotivo. Ayuda a reflexionar sobre el tema de la exclusión sanitaria, sobre la equidad, sobre los valores en la ética personal y social, sobre la responsabilidad compartida en el cuidado de la salud pública y la de cada persona.
Nos muestra que un inmigrante es una persona, con sus sentimientos, su lucha por sobrevivir, sus aficiones, sus amistades, su familia, y que debe ser tratada como tal, con toda su dignidad. Pone cara a la exclusión sanitaria.
Las leyes a veces no son éticamente aceptables. La aplicación de las leyes que son restrictivas conlleva muchas injusticias y, si además, se aplican de forma incorrecta, no se forma debidamente al personal que las debe aplicar y no tiene en cuenta las particularidades de cada situación personal, las excepciones etc. todavía son más peligrosas. Pensamos que la muerte de Alpha Pam no hubiera ocurrido si no hubiera existido el RD 16/2012. ¿Quién es responsable de ella? De momento parece ser que solo se va a juzgar a las personas que lo atendieron en urgencias del hospital. ¿Por qué no a los políticos que iniciaron la secuencia de los hechos al promulgar una ley injusta que dejaba sin tarjeta sanitaria a 800.000 personas en España?

La Audiencia Provincial de Palma ha acordado que se reabran las investigaciones dirigidas a averiguar si una médico y un enfermero de urgencias del hospital comarcal de Inca incurrieron en un delito o falta de homicidio por imprudencia sanitaria, a raíz de la "defectuosa y deficiente" asistencia ofrecida en el centro al inmigrante senegalés Alpha Pam, quien falleció el 21 de abril de 2013 por una tuberculosis no diagnosticada.

La película fue producida por Quindrop una productora independiente, siendo cofinanciada. Podéis ver los datos en https://goteo.org/project/muerte-accidental-de-un-inmigrante
El documental ganó el Festival Extrema’Doc de 2014 en Cáceres y esperamos que siga recibiendo el reconocimiento que merece y se difunda.
http://www.elmundo.es/baleares/2014/10/25/544bc1d6268e3e39478b4579.html
Disponemos de la copia y tenemos permiso de la productora para pasarla a quien esté interesado en proyectarla siempre que no se exhiba con ánimo de lucro y de que se les informe antes y después de la proyección.
¿Debemos obedecer la normativa cuando pensamos que va en contra de nuestros valores? ¿Debemos hacer objeción de conciencia? Cada uno que reflexione y actúe en consecuencia.

Vicenta Alborch Bataller


miércoles, 13 de mayo de 2015

La “desilusión” de los jóvenes




Me gustaría en este momento recordar esa entrada de hace casi un año titulada “La ilusión de los jóvenes”

Era una entrada basada en la esperanza, en que una generación llegaba con ansias de aprender y aportar una nueva visión para volver a llevar nuestra Medicina de Familia a aquellos años 80 en los que parecía que el futuro era de nuestra especialidad.

Bien, después de unos meses puedo decir que ha sido la realidad la que se ha impuesto y ha dado al traste con esas esperanzas.

Tras unos meses de intenso trabajo, de proyectos nuevos, de actividades comunitarias, de interesantes historias personales con muchos pacientes, la realidad de consultas sobrecargadas a pesar de una gestión adecuada, de mucho papeleo y poco tiempo para dedicar a las personas que realmente lo necesitan, ha impuesto su ley y ha demostrado a estos jóvenes que el idealismo es muy bonito y esta muy bien cuidarlo y mantenerlo a lo largo de la vida, pero que la realidad de la Atención Primaria en España es otra.

Resultado: renuncia a la especialidad y ya que no puedo llegar a realizarme desde el punto de vista humanista con la Atención Primaria, me buscaré una especialidad que me ofrezca otro tipo de”emociones”.

Y yo creo que ahí esta la clave, en fomentar y profundizar en el desarrollo humanista y ético de nuestra especialidad. Tenemos muchas ventajas sobre el resto, accesibilidad, continuidad en los cuidados, acceso a los domicilios y la realidad social de los pacientes, posibilidad de implicarnos en la población desde el punto de vista comunitario pero por múltiples circunstancias la mayoría de nosotros no las aprovechamos y eso nos hace ser unos médicos vulgares, con poco que ofrecer a esas nuevas generaciones.

Un médico de familia que por cualquier motivo renuncia a su desarrollo humanista en el ejercicio de su especialidad tiene poco atractivo que ofrecer a los jóvenes. Salvamos pocas vidas con acciones llenas de adrenalina (aunque muchas con un poco de educación sanitaria), pocos pacientes nos consideran héroes (pero todos acuden a consultarnos lo que esos héroes no les ha explicado).

En unos días llega una nueva generación. Volveremos a pelar por mantener esa ilusión y que esta vez no se pierda por el camino. Hay algunos que aún no hemos perdido el idealismo a pesar de los años y seguimos confiando en que con el ejemplo y la ilusión al final lo conseguiremos.


sábado, 9 de mayo de 2015

Hemos leido en ... bioética: "Medicina y Bioética: ¿Qué significa ser un buen médico? "

En esta ocasión me gustaria recomendaros un artículo publicado en la "Revista de  bioética y derecho" del Observatori de bioética i dret publicado a finales del año pasado  y que nos habla sobre que significa ser un buen médico en nuestra sociedad actual.

El resumen del artículo:

"Efectividad, afectividad, cortesía, respeto a la autonomía del paciente, eficiencia, compromiso con la sociedad, respeto al código deontológico, compromiso con el progreso de la ciencia médica y con latransmisión de conocimientos, habilidades y actitudes y compromiso con la profesión son, junto con la actitud de anteponer los intereses del paciente y de la salud pública a los propios, los principales valores de la profesión y constituyen los principales elementos del denominado contrato social, cuya presencia o ausencia han de guiar el juicio que pueda hacerse a cerca de la mayor o menor bondad de un profesional médico" 

Os recomiendo la lectura completa del artículo  aqui